marzo 29

RESILIENCIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

El coronavirus es una enfermedad de nueva aparición que ha llegado a nuestro país para quedarse, al menos unos meses. Ha llegado en un lapso de tiempo relativamente muy corto por lo que su impacto ha sido mayor. Todos estamos unidos, compartimos determinados sentimientos y emociones ( miedo, vulnerabilidad, incertidumbre..),lo mostramos en la salida a los balcones para aplaudir a la misma hora.

No exagero si digo que este estado de alarma, desde el punto de vista de la psicología, puede generar malestar psicológico. Vamos a experimentar reacciones de aburrimiento, frustración, pensamientos negativos, irritabilidad…. Incluso insomnio, ansiedad, desánimo… pero estas reacciones pueden ser normales, incluso adaptativas, si no sobrepasan una intensidad y un tiempo concreto. Es por ello que es importante, gestionarlo adecuadamente, descubriéndolas, conectar con ellas, controlándolas, expresándolas…. El sentimiento de miedo es una respuesta adaptativa, protectora, que nos ayuda a mantenernos en alerta, a tomar decisiones, medidas necesarias para minimizar los riesgos.

Esta situación de confinamiento provoca cambios de funcionamiento en el día a día. Es tiempo de quedarse en casa ante la nueva situación que tenemos y debemos plantearnos nuevos hábitos, rutinas…. Que ocupen nuestro tiempo.

A nivel psicológico debemos entender que permanecer tanto tiempo en casa puede pasar factura, por eso, es importante seguir una rutina que nos ayude a mantener nuestro equilibrio emocional.

Se está observando en estos días, tres tipos de personas con estilos de afrontamiento distinto:

  • Los que focalizan en la amenaza, los que se centran en lo negativo, en la crítica. Esta postura no facilita el mantenernos estables, disminuye nuestras estrategias de afrontamiento

  • Los que construyen su día a día. Planifican, buscan la rutina (ejercicio físico, música, meditación…) como forma de controlar y manejar los pensamientos, sentimientos y conductas

  • Los que tiene una percepción de la situación como una forma de afrontamiento para crecer, superarse, aumentar la inteligencia emocional. Es la manera más adecuada, son las personas RESILIENTES

Esta situación de incertidumbre, de amenaza, puede generarnos:

  • Pensamientos irracionales, entendiendo éstos como las ideas de carácter negativo, exagerado e irracional que nos provocan malestar. No son adaptativos. Lo primero que debemos hacer para combatirlos es identificarlos (“no puedo resistir un día más, me voy a contagiar…). Una vez identificados, debemos pararlos y sustituirlos por otros pensamientos más ajustados a la realidad, en positivo (acabará tarde o temprano, es algo temporal y lo superaremos…)

  • Emociones negativas: debemos aprender a gestionarlas adecuadamente. Aunque estas emociones son normales no son adaptativas. Por ello, te aconsejo la relajación, la meditación, el yoga…

  • Cierta claustrofobia ante la imposibilidad de salir de casa. Sentir un miedo infundido a permanecer en un espacio cerrado.

  • Aislamiento social, evitación del contacto con otros. Es importante mantener y buscar el apoyo emocional y social en los seres queridos y amigos a través de las redes sociales. Ayuda mucho las videollamadas ya que al vernos nos hace sentirnos más seguros, nos da confianza y sentimos que los nuestros están bien.

Para afrontar esta situación te proponemos el desarrollo de un concepto actualmente de moda, LA RESILIENCIA, entendida ésta como la capacidad de afrontar y sobreponernos a las adversidades, es decir, perseverancia, fortaleza, superación, coraje y tenacidad. Por ello:

  • Busca el afrontamiento positivo: evitar las frases, comentarios negativos, el rumiar y centrarse en lo malo.

  • Evita la sobreinformación para disminuir el desasosiego, el alarmismo innecesario. Cada día las redes sociales están disparando constantemente mensajes informativos y desinformativos de la situación. Debemos tener en cuenta sólo la información contrastada, de organismos oficiales.

  • Manten el contacto social para expresar cómo nos sentimos pero evitando transmitir miedos, inquietudes a los demás. Evitar el efecto contagio de emociones negativas.

  • Aprovecha el momento. Sabemos que es algo temporal y por ello debemos disfrutar de los momentos que en nuestra vida cotidiana, por las prisas, no podemos tener. Esto puede resultarnos raro al no tenerlos integrados en nuestra rutina pero podemos disfrutar de ello. Es un oportunidad única para crecer, aprender, ser mejores personas, más sabias, más creativas…

No temas a los momentos dificiles, pues de ellos salen las mejores cosas” ( Rita Levi- Muntalcini)

 



Copyright 2020. All rights reserved.

Publicado 29 marzo, 2020 por orientadioce in category "Bachillerato", "Coronavirus", "Educación Secundaria Obligatoria", "Sin categoría