noviembre 5

¿Cómo me llevo con mis compañeros?

Captura de pantalla de 2015-11-03 13:15:16

Si algo tenemos claro, es que no podemos llevarnos bien con todo el mundo y que cada uno de nosotros y de nuestros alumnos tiene caracteres y personalidades distintas. Sin poner etiquetas, en cada aula nos encontramos desde el más alegre y bromista, al más introvertido. Y todos y cada uno de ellos son protagonistas y juegan un papel esencial dentro del grupo- clase.

Nos preocupa como interactúan estas personalidades y las relaciones dentro de cada clase, con el fin de poder mejorarlas (en caso de que existan dificultades) o incluso fomentarlas.

Para ello esta semana, como cada curso, comenzaremos a aplicar entre nuestros alumnos los Test Sociométricos, con el fin de analizar y valorar sus relaciones en el aula, pero…¿en que consisten?

El test sociométrico fue creado por el por el psicoterapeuta Jacob Levy Moreno en sus estudios sobre la relación entre las estructuras sociales y el bienestar psicológico, en los años 30. Con ellos, se analizan el grado de cohesión y la estructura de un grupo indicando, además, la posición que ocupa cada miembro del grupo dentro del mismo.

Para Sánchez Sánchez el test sociométrico se define como «un instrumento destinado a descubrir la estructura informal del grupo a base de las respuestas que los sujetos dan a un cuestionario en el que se les pide elijan o rechacen, desde un determinado criterio, a los miembros de su grupo que cada uno estime conveniente».

Según Bermejo y Cabero consiste en una “técnica de análisis y representación gráfica de las relaciones de aceptación y/o rechazo, así como del grado de cohesión existente entre los miembros de un grupo en un momento determinado. Aplicado al aula, nos puede ser útil para recoger información acerca de la estructura interna (informal) del grupo-clase en ese momento, de la existencia o no de líderes, así como de aislados y/o rechazados, existencia de subgrupos, etc.».

El test sociométrico es , en conclusión, la herramienta que nos permite conocer la estructura interna del grupo o clase, su organización, cohesión… comprobar el grado de integración de los nuevos alumnos, detectar dificultades o casos de aislamiento o rechazo ( y poder tomar medidas para su integración y mejorar la unión entre ellos). Permite, también, utilizar la figura del líder de la clase para obtener la colaboración de los estudiantes en determinados aspectos educativos.

Conociendo las relaciones dentro de un grupo de alumnos, conoceremos mejor el modo el funcionamiento de la clase y podremos intervenir y mejorar las mismas.


Copyright 2021. All rights reserved.

Publicado 5 noviembre, 2015 por orientadioce in category "Autoestima", "Bachillerato", "Educación Emocional", "Educación Primaria", "Educación Secundaria Obligatoria", "Sin categoría", "Tutorías ESO