octubre 29

5 TRUCOS PARA QUE TUS HIJOS SEAN ORDENADOS

1. Crear hábitos y rutinas, el ordenar y recoger lo que han utilizado es su responsabilidad.
No hagas el trabajo por ellos, se constante, es indispensable que desde edades muy tempranas asuman la responsabilidad de recoger sus juguetes, ropa o material escolar después de hacer los deberes. Es importante predicar con el ejemplo y enseñar y explicar cómo deben hacer las cosas. Importante ser constantes y nos puede ayudar el tablón de recompensas.
2. Se flexible en cuanto a tiempos y lugares
Es importante que ellos participen en las decisiones de donde guardar sus cosas y en qué momento recoger, ya los motivará y favorecerá la asimilación de responsabilidades. Se flexible y olvida algunas de tus manías, os lo digo por experiencia.

3. Inventa juegos que impliquen ordenar y recoger
Sobre todo con los más peques de la casa funcionan las rutinas divertidas asociadas a juego o canciones, demuestra que ordenar puede ser un juego más y súper divertido.

4. El refuerzo positivo siempre funciona, la educación emocional es indispensable
Refuerza con abrazos, aplausos sus logros, díselo todas las veces que puedas este punto es el más importante que ellos perciban lo orgullosa/o que estas de su trabajo, pero no seas condescendiente con ellos, si algo puede mejorar díselo después de reforzarlo positivamente.
5. La paciencia es la madre de todas las ciencias.
No desesperes, no tires la toalla, se constate, los hábitos se crean poco a poco, plantéate metas reales, objetivos asumibles.

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en 5 TRUCOS PARA QUE TUS HIJOS SEAN ORDENADOS
septiembre 28

COMO COMBATIR EL COMPORTAMIENTO DISRPTIVO A TRAVES DE LA EXTINCIÓN Y EL ELOGIO

Son muchas las familias que se encuentran ante situaciones en las que sus hijos se desbordan a nivel emocional, se frustran y pierden la calma. En estos casos, muchos padres y madres no disponen de recursos para hacer frente a las llamadas de atención de sus hijos, a las rabietas, gritos o conductas desafiantes de estos, y utilizan técnicas que sus padres utilizaban con ellos mismos como gritar, amenazar, sermonear, quitarles cosas, castigarles e incluso pegarles. Muchos de los castigos que las familias ponen a sus hijos no guardan relación alguna con la conducta problema, de ahí que los castigos no sirvan para resolver la mala conducta del niño o niña. ¡Has suspendido, de modo que te quedas sin móvil! ¡Has insultado a tu hermano y le has pegado, así que ya no hay televisión y te quedas sin cenar!
En muchas otros casos, nos encontramos con niños a los que parece que les gusta “portarse mal”, en nuestra opinión son niños que piden a gritos atención, la mala conducta de un niño es sinónimo de que algo está pasando en él, muchas veces nos encontramos que sus necesidades afectivas no están cubiertas. Cuando un niño se porta mal es muy probable que los padres presten atención negativa al niño por la conducta inapropiada, ya sea gritando, sermoneando, reprendiendo, etc. Los niños a veces no saben que hacer para llamar la atención de sus padres y recurren a los métodos más sofisticados como romper cosas, hacer ruido, pegar a otros, insultar o desobedecer. Uno de los principales consejos que os dejamos en este post es aprender a responder ante las conductas inapropiadas de sus hijos. Para ello, os explicamos la técnica de la extinción y la necesidad de elogiar y prestar atención positiva a conductas adecuadas.

La extinción de la conducta consiste en ignorar conductas disruptivas o inadecuadas. Es una técnica muy recomendada cuando queremos que nuestros hijos dejen de hacer algo que nos parece molesto e inapropiado. La atención que prestamos a nuestros hijos e hijas tanto negativa como positiva es el reforzador más importante que se le puede dar a un niño. Cuando atendemos a sus conductas negativas estamos reforzándolas, dado que los niño han conseguido que les “hagamos caso”. Asimismo, cuando ignoramos o no prestamos atención a las conductas inapropiadas que realiza nuestro hijo/a contribuimos a que disminuyan y/o desaparezcan. Al no recibir atención las conductas negativas de nuestros hijos/as terminan por desaparecer, al no recibir ningún refuerzo. Por ejemplo, nuestro hijo cada vez que hablamos con alguien nos interrumpe. Esto lo hace para llamar nuestra atención. En este caso, tanto si tanto si le reñimos como si le pedimos por favor que espere que estamos hablando y que por favor nos deje terminar la conversación, le estamos prestando atención y eso es en definitiva lo que mantiene su conducta, por ello, lo mejor es ignorarle. Ignorar supone no mirar, no responder, no hablar con el niño/a, no sermonear, no razonar con él o ella, no hacer ningún gesto.

“Ignora aquellas conductas de tus hijos que consideres negativas, disruptivas o inapropiadas a la situación”.

En la medida de lo posible, os recomendamos que reduzcáis la cantidad de atención negativa que dais a vuestro hijo/a, pues esta atención negativa por parte de los padres lo que hace es el efecto contrario al que se quiere conseguir, es decir, aumenta los conflictos en el hogar, disminuye la autoestima y genera dependencia en el niño, dado que el niño tiene ganas de tener la atención de sus padres y aprende que portándose mal, al menos así, le hacen más “caso.
La extinción es una técnica que elimina conductas inadecuadas en los niños, aunque en un primer momento, hemos de saber que provoca un aumento de la conducta negativa del niño. El niño al que no se le presta atención hace lo que esté en su mano para conseguirla, es por ello, que puede parecer que no funciona y que cada vez que aplicamos la técnica su comportamiento empeora, confía en que no es así, al principio sus gritos, rabietas o mala conducta empeorarán, pero si el niño no consigue tu atención, acabará por cansarse y la mala conducta desaparecerá.

“Persevera y lo conseguirás”

Continúa leyendo

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en COMO COMBATIR EL COMPORTAMIENTO DISRPTIVO A TRAVES DE LA EXTINCIÓN Y EL ELOGIO
septiembre 25

PAUTAS EDUCATIVAS BASICAS

*Las pautas son principios y estrategias generales para educar. Son como las “reglas de juego” que hay respetar  en la educación de los hijos.

*No son recetas concretas para solucionar problemas concretos. No es un manual de “qué hacer en caso de…”, pero sí os ayudarán a orientaros, a tomar decisiones y, en muchos casos, os darán pistas para resolver los problemas concretos de cada día.
1.Acuerdo entre la pareja
*Esta es la principal pauta educativa. El niño o la niña tiene que recibir el mismo mensaje de papá y de mamá. Cada uno podrá tener su propia impronta, pero finalmente el mensaje educativo, las normas y límites, tienen que ser los mismos. Si el niño o la niña recibe mensajes contradictorios, primero  se desconcertará, después intentará sacar partido al desacuerdo.
*Hay que evitar desautorizar lo que cualquier miembro de la pareja ha dicho delante del niño, evitar discutir las normas delante de ellos, criticarnos con ellos presentes o incumplir los acuerdos con la apostilla “ que no se entere papá o mamá ”. En otros casos, el desacuerdo se manifiesta cuando uno de los miembros se desentiende y es el otro el que tiene que asumir todo el peso de la tarea de educar.

*El acuerdo supone que tenéis que negociar, reflexionar juntos hasta tomar las mejores decisiones…en definitiva“ ir a una”.
2. Ser ejemplo positivo
*Los padres, lo queráis o no, sois siempre el ejemplo y el espejo en el que se reflejan los niños. Os observan siempre y siempre aprenden de vuestras actitudes, reacciones o de cómo resolvéis determinadas situaciones. Como padres, estáis obligados a ser un ejemplo positivo para vuestros hijos, porque de vuestro ejemplo aprenderán, para bien o para mal.

3. Enseñanza directa
*La mejor forma de educarles es enseñarle directamente lo que queréis que hagan, cómo deseáis que se comporten o actúen en determinadas situaciones.

*La gran mayoría de los padres utilizáis esta técnica para enseñar a vuestros hijos, desde bien pequeños, por ejemplo, el significado de los semáforos. Lo mismo podéis hacer con otras normas, costumbres y actitudes.
4. Disponer de normas y limites
*Los niños deben disponer de unas normas y límites claros y concretos. Las normas y límites son como las “reglas de juego” dentro de las cuales pueden actuar. Las normas dan seguridad y además forman parte del funcionamiento básico de nuestra sociedad y de nuestra cultura.

*Suelen estar referidas a la propia seguridad, la calle se cruza cogido de la mano ; respeto a tiempos y horarios, después del parque viene el baño ;relación con las personas, cuidado de objetos, etc.

*Estarán adaptadas a la edad, a la capacidad de cada niño y a las circunstancias.
5. Adoptar medidas si se incumplen las normas
*Si los padres establecéis unas normas y límites estáis obligados a ser coherentes y procurar su cumplimiento. Si no cumplen las normas debéis adoptar medidas para que su incumplimiento tenga consecuencias.

*Si no hay consecuencias, las normas y los límites dejan de ser efectivos, se disipan y pierden su función. Pero peor aún es cuando de forma arbitraria, unas veces tienen consecuencias y otras no.

*Las medidas que se suelen adoptar cuando serán progresivas y pueden ser llamar la atención, regañar, reparar los daños, condicionar el poder realizar determinadas actividades o conseguir determinados objetos o privilegios.

Continúa leyendo

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en PAUTAS EDUCATIVAS BASICAS
junio 21

ORIENTACIONES PARA EL VERANO

Llegan las esperadas vacaciones de verano y no siempre resulta fácil organizar el tiempo familiar.

Les ofrecemos una serie de sugerencias para afrontar el verano de manera diferente, descubriendo y aprovechando las posibilidades que esconde y así favorecer el desarrollo de sus hijos e hijas.actividades-verano

•Se ha de buscar el disfrutar juntos todos los miembros de la familia: paseos a pie o bicicleta, comidas al aire libre, descubrir lugares nuevos…

Implicar a todos los miembros de la familia en la preparación de las actividades.

Desarrollar la autonomía: responsabilidad, cooperación, solidaridad, compartir las responsabilidades de la casa con los niños y niñas(recoger su habitación, ayudar a preparar las comidas, hacer la limpieza, ir de compras, ocuparse de las plantas, limpiar el coche, etc).
Potenciar juegos variados y compartidos: procurar evitar que vean mucha televisión o estén jugando todo el día con los videojuegos y proponer otras actividades alternativas. Disfruten jugando con sus hijos e hijas. Busquen juegos adecuados a la edad de sus hijos, y enséñenles alguno nuevo.

Mantener los hábitos de trabajo escolar: elegir el material más apropiado bajo los consejos de las maestras y maestros. Busquen y establezcan con sus hijos el mejor momento para realizar estas tareas, procurando respetarlo a lo largo de las vacaciones.

Fomentar la organización de sus propias actividades: permítale disfrutar de ese especial sentido de libertad que dan las vacaciones, de forma que puedan disponer de un tiempo al día para que lo puedan emplear como mejor les plazca, aprendiendo, además a organizar sus propias actividades de ocio.

•Desarrollar la convivencia, favoreciendo la relación con otros niños: campamentos, ludotecas, parques, etc.

Desde el Departamento de Orientación les deseamos:

¡FELIZ VERANO A TODOS !

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en ORIENTACIONES PARA EL VERANO
mayo 18

Hijos ‘enganchados’ a los videojuegos? Primero, entiéndelos

Pautas para lograr reducir el tiempo que se dedica a la consola desde el respeto

Muchos padres están preocupados con las horas que sus hijos les dedican, «enganchados», a los videojuegos, a los móviles, y ahí nos quedamos en la preocupación, como si realmente no pudiéramos hacer nada en estos temas más que decirles, enfadados: ¡quieres dejar ya la maquinita!


Los niños empiezan a engancharse a los videojuegos, a las maquinitas, desde que son bebés, y los enganchamos los padres, ¡toma ya!, pero es que a la hora de comer abren tan bien la boca mientras ven a pepapig; están tan entretenidos cuando les dejamos el móvil, la tablet o el ordenador y no molestan durante un buen rato. Y claro, luego van creciendo, y los videojuegos son geniales, se lo pasan bien jugando y cuando tienen móvil, más juegos.
No todos los niños que juegan demasiado tiempo con maquinitas están enganchados, pero una tarea de madres y padres es educar a nuestros hijos para utilizar correctamente videoconsolas, teléfonos móviles, etc. Así que empieza, antes de que sea tarde. ¿Cómo actuar?
1. Entiéndelo
Todo esto de los videojuegos, whatsapp, etc nos consumen mucho tiempo, porque son tremendamente atractivos. Eso de ir superando fases en los juegos les da sensación de «poder», además en muchos de estos juegos están jugando con otras personas, a veces conocidos pero otras, las más, desconocidos, que te van «motivando» o machacando según la habilidad del jugador. Procura que tu acción vaya más allá de solo decir la frase: «¡ya estás con la maquinita!», todo el día con la maquinita, estudia y déjate de maquinitas». Y ya está. Les pedimos a los hijos que aprendan a controlarse ante algo que es muy aditivo, y eso lleva su tiempo. Muestra interés por sus juegos, siéntate a su lado, juega con él. Entiende que les atrae mucho, pero entiende también que tienes que educar.
2. Pregunta (y escucha)
Hijo ¿no crees que le dedicas mucho tiempo a las maquinitas? ¿Tú crees que estás enganchado?, ¿qué crees tú que hace un niño que está enganchado?, ¿Eres consciente de los problemas que le origina pasar tanto tiempo?, ¿A ti te gustaría hacer otras cosas?, ¿cuáles?
De lo que se trata es hacer que nuestros hijos se den cuenta de que «gastan» mucho tiempo (en realidad casi todo el tiempo) con las consolas, tablets, teléfonos y otras maquinitas.
3. Relaciona exceso de tiempo con videojuegos con problemas cotidianos
Es probable que tu hijo te diga que no tiene ningún problema con las maquinitas, pero entonces tú, como padre o madre, debes de empezar a relacionar su comportamiento con los videojuegos: «has bajado el rendimiento en la escuela», «estás todo el día irritado y cada vez que se te dice algo respondes a voces», «comes rapidísimo para irte a jugar», «no sales con tus amigos», «has gastado tantos euros» (y si dice son míos y hago lo que me da la gana) le repites «son tuyos pero no puedes hacer lo que te dé la gana, eres menor y tus padres tenemos que ayudar a que aprendas a organizarte». De lo que se trata es que, con santa paciencia, tranquilidad y de manera sistemática les hagamos ver que dedicar tanto tiempo a las maquinitas les influye en su vida cotidiana.
4. Ayúdale a evitar el peligro, (control y supervisión)
Además de poner un horario para el uso de los videojuegos, apagar el wifi de las casa por la noche ayuda; que, según las edades, no tengan teléfonos con plan de datos también ayuda; que no estén solos mucho tiempo en casa también ayuda; no llevar el móvil encima en casa también ayuda. Vigila tu tarjeta de crédito, más de una familia se ha llevado una sorpresa por la factura de los jueguecitos que las criaturas se descargan. Esto es importante porque algunos padres permiten que sus hijos hagan compras dentro de los juegos y para ello les dan su tarjeta de crédito, con sus números y sus claves. Las tarjetas de crédito son como el monedero y cuando los hijos van creciendo hay que tenerlo bien controlado. No es falta de confianza es que aún no tienen un máster en autocontrol y nosotros tenemos que controlar.
5. Proporciónale alternativas, pero sé prudente
«Hijo, sal con tus amigos, haz deporte, ten una vida organizada, con horarios de sueño con horario de estudio. Hay tiempo para todo». El discurso es precioso, pero poco convincente, Así que tú restringe el uso de las maquinitas y cuando te diga y qué hago, dale alguna pista, pero tendrá excusas para todas y cada una de las cosas que les digas. Ante esto, tú dile: «busca tú qué hacer porque ya sabes que la máquina no la puedes utilizar». Y prepárate porque tu criatura no te va a decir: «¡olé mi padre!, preocupándose por mi educación».
6. Motívale para que se sienta capaz de controlarse
Es muy importante remarcar todos los esfuerzos, por pequeños que sean, que realiza para controlar el uso de las videoconsolas, móviles, etc. No tengas prisa, esta es una tarea que lleva su tiempo, y ahí los padres tenemos que ser muy persistentes. Te recuerdo que tú eres ejemplo, así que utiliza con moderación las maquinitas cuando hay menores delante.
7. Apoya, pero sé firme
Nuestros hijos, mientras aprenden a relacionarse con personas y objetos, es posible que cometan errores. Aprender a convivir con las maquinitas lleva tiempo. y nuestros hijos deben de percibir que entendemos su «afición» por los juegos pero, de la misma manera, entendemos que los límites a la hora de jugar son necesarios. Fija los límites y según la edad del niño con mayor participación de ellos, y una vez marcados, sé firme.
Entretenidos, es verdad, están muy entretenidos con los videojuegos pero tenemos que enseñarles que junto a los videojuegos conviven también otros entretenimientos que a veces los llamamos: responsabilidades.
Carlos Pajuelo blog ‘Escuela de Padres’.

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en Hijos ‘enganchados’ a los videojuegos? Primero, entiéndelos
mayo 16

EL PASO A LA ESO

Nuestros alumnos/as se encuentran ya en la preadolescencia, una etapa vital en la que, además de importantes transformaciones cognitivas, experimentaran espectaculares cambios biológicos y socio-afectivos.
Supone un paso más en la construcción de su persona, en la que van a tener un papel destacado las relaciones que se establecen con amigos y amigas, familia y profesorado.., así como las experiencias y conocimientos que están adquiriendo en el ámbito escolar.


Comienza pues, una época de cambio, con novedades estimulantes y satisfactorias, aunque no exenta de riesgos, agobios inseguridades, confusiones…
Estos nuevos retos y nuevos problemas se verán paliados por las nuevas capacidades que afloran para resolverlos. Sin embargo, no podemos olvidar que ahora empiezan otras dificultades: ese proceso de cambio tanto físico como psicológico, que empieza a hacerse patente, va a repercutir además en como se sienten los alumnos/as de estas edades, cómo su estado de animo fluctúa entre tendencias de signo-opuesto: tristeza-alegría, timidez-apertura y protagonismo, necesidad de guía, y seguridad-necesidad de autonomía y riesgo, confianza-desconfianza, tranquilidad-inquietud, indiferencia-implicación, conformismo-inconformismo, fluctuación que se radicalizará a medida que se acerque la etapa de la adolescencia

Todo esto no es fácil de asumir y es normal que se sientan a veces raros, con cambios de humor inesperados, con reacciones que incluso a ellos mismos desconciertan, dando muestras de cierta confusión e inseguridad.
De ahí la importancia de hacerles saber que esta nueva situación es normal, porque los cambios que comienzan a experimentar les van a hacer sentirse unas veces llenos de optimismo y entusiasmo, capaces de afrontarlo todo, mientras que en otros momentos se mostraran con una aptitud negativa, de rechazo e inseguridad, que ni siquiera ellas y ellos podrán explicar.

Y todo lo  anterior es posible sin que hayan de sentirse mal consigo mismos y /o con las demás personas, sino, por el contrario, entendiéndolo como un estado normal, naturalmente asumible y superable.
Dto.. de Orientación

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en EL PASO A LA ESO
mayo 16

Inteligencia Emocional: el secreto para una familia feliz

Inteligencia Emocional: el secreto para una familia feliz es una guía para aprender a conocer, expresar y gestionar nuestros sentimientos.

Escrito por Cristina Muñoz Alustiza y publicado en el año 2007 por la Dirección General de Familia, Comunidad de Madrid.


Si pensamos en la vida diaria de nuestra familia, seguramente nos vienen a la cabeza recuerdos de situaciones muy diversas. Por una parte, encuentros entrañables compartidos con seres queridos y con los cuales los vínculos afectivos y personales proporcionan una confianza y sentimientos especiales.
Por otra, momentos de dificultad en los que la convivencia y el entendimiento de unos con otros así como el manejo de las emociones que tienen lugar ante una discusión, un conflicto o un cambio se convierte en un reto para la familia.
Desde que comenzamos a relacionarnos con otros al hacernos mayores, empezamos a percibir la complejidad que se esconde detrás de la comunicación entre personas. Sin embargo, al convertirnos en padres, tomamos además conciencia de la dificultad educar y enseñar a nuestros hijos en este sentido.
• ¿Cómo manejar las propias emociones en la relación con los diferentes miembros de la familia, especialmente los hijos, en sus distintas edades?
• ¿Cómo ser sensibles a sus emociones y acompañarles a medida que van pasando las diferentes etapas del desarrollo?
• ¿Cómo crear un ambiente familiar que promueva la expresión y comunicación de los sentimientos?
• ¿Cómo ayudar a nuestros hijos a que tengan un mejor control en situaciones de dificultad y de toma de decisiones sobre su futuro y sus relaciones?
Ninguna herramienta surte efecto por obra de la magia o la casualidad, sino que requiere de voluntad para ser aprendida e integrada, y finalmente servir de manera práctica y real en el día a día.

La autora nos propone en las páginas de este manual algunos puntos básicos, empezando por una aproximación teórica. A continuación plantea dinámicas, juegos o casos sobre los que poder reflexionar. Finalmente, quedará en nuestras manos la tarea de llevar la teoría a la práctica.

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en Inteligencia Emocional: el secreto para una familia feliz
enero 15

5 Claves para mejorar la conducta de tus hijos

Si eres padre,  seguramente sabrás lo frustrante y desafiante que puede llegar a ser el mal comportamiento de los pequeños. Pero, ¿qué significa que un niño se porte mal? ¿Y qué debemos hacer para remediarlo?

Cuando un niño se “comporta mal” significa que está haciendo algo que no nos agrada a nosotros, es decir, se trata de una valoración arbitraria. Quizá el niño presente un problema de conducta, o quizá el problema no sea él sino la situación que lo rodea.

Si lo que está afectando al niño es la situación en la que se encuentra, enfocarnos en que él cambie sólo logrará lastimarlo, mientras que nosotros nos sentiremos frustrados. Por otro lado, si el pequeño realmente presenta un mal hábito que necesita ser modificado, es importante implementar técnicas correctas para que esto suceda y ayudarlo a desarrollar comportamientos más adaptativos.

1.- Causas que explican el mal comportamiento

Necesidades básicas. La mayoría de niños son activos por naturaleza y no podemos esperar que disfruten de estar encerrados en casa mucho tiempo. Necesitan realizar ejercicio físico y estar en contacto con el medio ambiente. También, una comida muy atrasada o la alteración del ciclo del sueño pueden ser propiciadores perfectos de una rabieta.
Causas médicas o farmacológicas. A veces, no es que el niño se esté portando mal, sino que está enfermo o no se encuentra bien y, al no poder comunicarlo con palabras, manifiesta malestar, distrés o irritabilidad debido a algún problema orgánico. También puede darse el caso de que se trate de una mala reacción farmacológica. Asegúrate siempre de consultar con el pediatra la medicación a administrar.

2.- Cómo explicarle lo que se espera de él

Como adultos, a veces olvidamos que la niñez es una etapa llena de primeros pasos y novedades acerca del mundo que nos rodea, que estimulan a los niños y despiertan en ellos una curiosidad insaciable.

Si un niño habla fuerte, pregunta, corre y toca todo lo que ve cuando entra por primera vez en la sala del dentista, no se está comportando mal, simplemente está explorando un mundo que es desconocido para él y del cual no comprende las reglas implícitas de comportamiento. Deberíamos, pues, explicarle y mostrarle lo que verá y, así, prepararlo para la novedad con cierta anticipación.

3.- ¿Quién es el que tiene un “mal comportamiento”?

Los niños pueden ser muy tiernos, pero también pueden ser desordenados y ruidosos, y hacer muchas cosas que no nos agradan. Los pequeños requieren nuestra atención, cuidado y cariño mucho más de lo que, a veces, algunos adultos están dispuestos a ofrecer. No podemos esperar que los niños se comporten como adultos pequeños ni que se queden mucho tiempo en un mismo lugar.

Es importante reevaluar las situaciones con un poco más de paciencia antes de afirmar que un niño se está portando mal. Quizá simplemente se está comportando como un niño sano, vivo, enérgico y curioso con conductas típicas de su edad. De esta manera, puede ser uno mismo el que está teniendo un mal comportamiento al no ser lo suficientemente tolerante.

4.- Modula la estimulación que recibe el niño

La estimulación es muy buena para los niños. Un ambiente rico y diverso en estímulos puede permitir que el pequeño obtenga más experiencias del entorno y aprenda a gran velocidad. Sin embargo, cualquier exceso puede ser perjudicial:

◾Un ambiente demasiado cargado de estímulos (ruido, luces, actividad excesiva, etc.) puede sobrepasar la capacidad de los niños para afrontarlos, crear confusión y dar lugar a la manifestación de signos de sobreexcitación y ansiedad.
◾Por otro lado, una estimulación muy baja puede generar aburrimiento. Actividades como hacer trámites con los padres o ir de compras pueden ser un gran fastidio para un niño. En estos casos, es normal que el pequeño reaccione de modos que podríamos calificar como “mal comportamiento”, ya que su umbral de paciencia y tolerancia a la inactividad no es el mismo que el nuestro.

Continúa leyendo

Categoría: Sin categoría | Comentarios desactivados en 5 Claves para mejorar la conducta de tus hijos