Bienvenidos

Punta de lanza

Queridos miembros de la familia del Colegio.

 

Según la versión libre del dicho latino clásico, “tempus fugit que se las pela”, y el nuevo curso nos espera ya con los brazos abiertos. Espero que las merecidas semanas de vacaciones hayan renovado el gusto y la alegría por nuestro trabajo, el más bonito e importante del mundo.

 

Se nos presenta, como siempre, un curso apasionante. Nunca demos por supuesta la novedad de cada curso, por muchos años que llevemos en esto. Ni nosotros estamos igual, ni los alumnos son como los del año pasado, ni los del año pasado son iguales. Eso respecto a la “materia prima”. Pero además seguimos en el proceso de actualización pedagógica que ya nos lleva ocupando varios cursos, y que poco a poco va tomando forma. Y otros tantos proyectos que nos reclaman esfuerzo y atención: convivencia, pastoral, nuevas tecnologías… Necesitamos dar pasos valientes y definitivos hacia el modo de enseñar que queremos para nuestro Colegio en un camino, por otra parte, que no deja de abrirnos constantemente a nuevos horizontes. Sin prisa, pero sin pausa, el propio edificio se va también adecuando a las novedades (aulas, patios, pasillos…).

 

Estemos, además, atentos a lo que a la propia sociedad y la Iglesia le duele y le preocupa. Somos “punta de lanza” en la misión de la diócesis. La Iglesia nos pone en primera línea para educar (educere = hacer crecer) desde la propuesta clara y convencida del Evangelio en medio de este mundo.

 

Que ninguna circunstancia (leyes educativas, administración, decisiones no acertadas de la dirección, las situaciones de las familias, y tantas cosas a las que nos enfrentaremos este curso) nos hagan perder la alegría y las ganas de realizar bien nuestra misión.


¡Bienvenidos al curso 2018-2019!

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestras condiciones de uso. Aceptar