Gestión de cookies

Consentimiento

Este sitio utiliza cookies técnicas y de rendimiento. Puede acceder a la información detallada sobre nuestras cookies o modificar sus preferencias pulsando sobre "Obligatorias / Otras".

Obligatorias

Cookies obligatorias/necesarias: Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas de nuestros sistemas. En general, sólo se establecen en respuesta a acciones realizadas por usted que equivalen a una solicitud de servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o rellenar formularios.

Cookies utilizadas: PHPSESSID

Otras

Cookies de terceros: Algunas partes del contenido mostrado en este sitio web pueden proceder de fuentes externas, las cuales pueden incluir sus propias "cookies". Específicamente:

Youtube: vídeos incrustados (utilizando youtube-nocookie para mejorar la privacidad. - (ver su política)


Oración del día



Del Evangelio de San Marcos (Mc 1, 29-39)

En aquel tiempo, cuando Jesús salió de la sinagoga fue a la casa de Simón y de Andrés, con Santiago y Juan. Le dijeron que la suegra de Simón estaba en cama con fiebre. Él la agarró de la mano y la levantó. La fiebre desapareció, y ella se puso a atenderle. Al anochecer le llevaron todos los enfermos y endemoniados, y toda la ciudad se agolpó a la puerta. Jesús curó a muchos pacientes de diversas enfermedades y lanzó muchos demonios; pero no les dejaba hablar, porque lo conocían. Muy de madrugada se levantó, salió y se fue a un lugar solitario, y allí estuvo rezando. Simón y sus compañeros lo buscaron, lo encontraron y le dijeron: "Todos te están buscando". Él les dijo: "Vamos a otra parte, a los pueblos vecinos, a predicar también allí, pues para eso he salido". Y marchó a predicar en las sinagogas por toda Galilea, y echaba a los demonios. PALABRA DE DIOS




Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestras condiciones de uso. Aceptar