Gestión de cookies

Consentimiento

Este sitio utiliza cookies técnicas y de rendimiento. Puede acceder a la información detallada sobre nuestras cookies o modificar sus preferencias pulsando sobre "Obligatorias / Otras".

Obligatorias

Cookies obligatorias/necesarias: Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas de nuestros sistemas. En general, sólo se establecen en respuesta a acciones realizadas por usted que equivalen a una solicitud de servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o rellenar formularios.

Cookies utilizadas: PHPSESSID

Otras

Cookies de terceros: Algunas partes del contenido mostrado en este sitio web pueden proceder de fuentes externas, las cuales pueden incluir sus propias "cookies". Específicamente:

Youtube: vídeos incrustados (utilizando youtube-nocookie para mejorar la privacidad. - (ver su política)


Oración del día



Del Evangelio de San Lucas (Lc 24, 35-48)

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice “Paz a vosotros”. Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: “¿por qué os alarmáis? ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo”. Dicho esto, les mostró las manos y los pies.  Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: ¿tenéis ahí algo para comer? Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: “Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mi tenía que cumplirse. Entonces les abrió el entendimiento para comprender las escrituras. Y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto”. PALABRA DE DIOS.




Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestras condiciones de uso. Aceptar