Oración del día



Del Evangelio de San Marcos (5, 27-32)

En aquel tiempo, dijo Jesús a los que le escuchaban: todo el que mira a una mujer deseándola  ya ha cometido con ella adulterio en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te pone en peligro de pecar, arráncatelo y tíralo, porque te conviene perder uno de tus miembros antes que todo tu cuerpo sea arrojado al fuego. Y si tu mano derecha te pone en peligro de pecar, córtatela y tírala, porque te conviene perder uno de tus miembros antes que todo tu cuerpo vaya al fuego". "También se dijo: El que se separe de su mujer, que le dé el acta de divorcio. Pero yo os digo que todo el que se separe de su mujer, excepto en caso de concubinato, la expone a cometer adulterio, y el que se casa con una mujer divorciada comete adulterio". PALABRA DE DIOS.




Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestras condiciones de uso. Aceptar