febrero 8

Sutil diferencia entre proteger y sobreproteger a tus hijos

sobreproteccion

Es tarea de los padres ayudar a sus hijos a construir día a día una imagen positiva de sí mismos. Un perfil que les posibilite formarse una buena autoestima para enfrentar la vida. A fin de que lo consigan es necesario que la protección que se les dé en el hogar sea la justa y necesaria, y que le permita desarrollarse de manera autónoma.

La sobreprotección  crea niños ansiosos, inseguros, con temores que los persiguen hasta  la etapa adulta; anula sus habilidades sociales, les provee de una percepción errónea del mundo y, lo que es peor, hace que se sientan inseguros para todo lo que tiene que ver consigo mismos.

Es posible evitar que se caiga en este abismo; aquí algunos consejos que podrían funcionar:

  • Conceder autonomía de manera gradual. Permitirle que explore el mundo desde su perspectiva, sin ver peligros en todas y cada una de las maneras que buscará para conocer las cosas que lo rodean.

  • Nunca hagas las cosas por él. Esto se aplica a todo: no hagas sus deberes cuando él esté demasiado cansado (mejor ayúdale con hábitos de estudio), no pretendas que viva tus sueños, no aminores sus emociones y no dejes que nada sea capaz de destruir su autoestima.
  • Dar confianza para realizar nuevos proyectos. No se debe permitir que las palabras “No puedo” le ganen, porque tu hijo es capaz de hacer todo lo que se proponga en la vida. Ayúdale, pero no lo hagas por él, y si de verdad no puede lograrlo, muéstrele alternativas para que emprenda un proyecto distinto.

  • Enséñale a resolver problemas. Es importante que sepa que el fracaso existe y que errar es inherente al ser humano, pero siempre, con tu ejemplo, hazle saber que se puede volver a empezar.

  • Elógiale de forma constante. Cada vez que sea capaz de cumplir un objetivo propuesto es el momento indicado para recordarle lo valioso que es, qué bien lo ha hecho y cuán valiente ha sido.

  • No exageres las advertencias. A ningún padre nos gusta que su hijo viva experiencias desagradables, y a todos nos encantaría que la vida fuera siempre «color de rosa», pero eso no es una realidad y enfrentar los miedos es parte de ella. Si ves que no hizo caso y se equivoca, no dramatices y ayúdale a superar la experiencia.

  • Dale herramientas para que se defienda. No intervengas de inmediato cuando esté teniendo problemas con sus pares, de lo contrario nunca aprenderá a defenderse y resolver conflictos.
  • Ayúdale a descubrir sus talentos. Todos tenemos diferentes habilidades, algunos son buenos con los números, otros con el arte, deportes, canto y tantos otros dones. Potencia las actividades en las que pueda saber que es bueno haciéndolas, en las que se sienta cómodo y disfrute siempre.

Acompañar a nuestros hijos en este proceso protegiendo y no sobreprotegiendo, o prodigando cuidados excesivos, es una cuestión vital para que puedan desarrollarse como adultos sanos, independientes, autónomos, capaces de lograr todo lo que se propongan en la vida, sin grandes miedos que enfrentar y principalmente felices por ser quienes son.

Y tú,…  ¿ya descubriste si proteges o sobreproteges a tus hijos?

Fuente: http://familias.com/ser padres/


Copyright 2019. All rights reserved.

Publicado 8 febrero, 2016 por convivenciapvi in category "Sin categoría