Trece consejos para empezar con el vídeo más allá de no grabar en vertical

La masificación del vídeo ha sido una de las grandes revoluciones del siglo XXI, y si hay algún culpable en los últimos tiempos, es la popularidad del smartphone. Este gadget na permitido grabar lo que otras veces se perdía. Ha dado para que quede constancia de las torpezas de cualquier especie del reino animal, replantearnos cuestiones de derechos de imagen o incluso para hacernos pensar nuestros propios valores. Pero sobre todo ha dado para ver innumerables vídeos grabados en vertical en Facebook y Youtube.

Como sabemos que ninguno de vosotros comete ese error, lo descartamos, pero tenemos otros trece consejos que pueden veniros bien para mejorar. ¿Os apuntáis?

1. Cuida el encuadre

La mayoría de fotos a día de hoy son selfies, pero en los vídeos aún queda algún paisaje o alguna otra cosa aparte de seres humanos que representar. Partiendo de que grabamos en horizontal, cuida siempre el encuadre: evita basuras, cableados, en definitiva, todos esos elementos que solo están ahí para hacer de nuestro plano un desastre. O empléalos en tu propio beneficio. Pero sobre todo, evita imágenes excesivamente congestionadas.

2. Enfoca, y asegúrate de donde estás enfocando

650_1000_curved_aperture_blades_de_96dpi
No siempre desenfocamos aposta, ¿verdad?

Puede parecer redundante o innecesario decirlo, pero es que no sabéis cuantas fotos y vídeos desenfocados se ven con los smartphone. Pese a que no generan un gran bokeh, la diferencia en nitidez entre enfocar en uno u otro punto es muy obvia. Enfocad siempre bien, cercioraos antes de pulsar el “rec”.

Y un extra en este apartado: salvo que vayáis a hacer un plano bien pensado de seguimiento a una persona, desactivad el detector de caras. Os destrozará el plano. Y por lo general, evitad cambios de enfoque en un mismo plano, los smartphones no suelen hacer bien esto, salvo contadas excepciones.

3. Haz movimientos de cámara

Si hay algo que me pone nervioso, es ver vídeos que no representan más que una foto. Si no estáis grabando algún momento mágico o noticiario, añadirle un movimiento de cámara a nuestro plano le dará algo de vida. Algo tan simple como un movimiento panorámico puede marcar una diferencia.

También podéis hacer lo que hicieron en True Detective, pero es ligeramente más complejo: seis minutos de steadycam y una coreografía increíble.

4. Hasta los smartphones necesitan soportes

Otro error común es grabar “a la buena de Dios”, con nuestro pulso como mayor valedor para que la imagen sea estable. Y lo parece en esa pantalla pequeña, hasta que lo subimos a Facebook, lo vemos en el ordenador y entonces viene el arrepentimiento.

Hay multitud de soportes, incluso algunos pensados para smartphones, y son muy necesarios, especialmente si no tienes uno con estabilizador óptico. Desde el clásico trípode o monopié, hasta inventos como los Gorillapod o aparatos tan avanzados como los Swiftcam M3, que además te permitirán moverte libremente y totalmente estabilizado con tu smartphone.

5. Camarógrafo no hay zoom, se hace zoom al andar

Siendo académicos, en general y salvo muy contadas ocasiones, el zoom es una aberración estética. Pero es que si encima estamos hablando de smartphones, donde el zoom es digital, ya ni hablemos. Cuando hacemos zoom digital, perdemos mucha calidad en el camino, y lo que es la propia transición de por sí queda horrenda.

Pero no os preocupéis. Desde hace unos cuantos millones de años, evolucionamos fisiológicamente para prepararnos para estas situaciones. Dos extremidades situadas debajo de nuestra cintura hacen un zoom perfecto con solo darle uso. Si lo que queréis es ampliar motivos situados en puntos donde no podéis llegar, el smartphone simplemente no es la herramienta adecuada. Bueno, a no ser que os topéis con un hamster muy dramático.

6. No emplees el flash, por muy LED bitono que sea

650_1000_antorchaled
Un añadido del que hay miles de variantes a diversos precios, pero todos mejores que la linternita del smartphone

Salvo que sea un vídeo categoría “colegueo” y entonces todos los consejos puedes saltártelos (sino hasta puedes quedar mal), no uses el miniflash. Lo cierto es que lo que más va a hacer es subexponer todo aquello que esté más allá de 20cm donde la luz realmente puede servir de algo. Pero aún así, al tener un haz tan puntual, de poco va a servir.

Si de forma habitual te encuentras con que no hay luz suficiente, puedes hacerte con una pequeña antorcha a pilas. Bonito, barato y mucho más eficaz.

7. Evita los contraluces si no buscas siluetas

Ahí está. El paseo perfecto en Malibú Beach. Gentes variopintas de un lado a otro, y, espera, ¿qué es eso? ¡Es un unicornio! Y al final tienes poco más que un punto blanco y una mancha tirando a negruzca moviéndose de un lado a otro. Grabar en contraluz es una muy mala idea en general, y con los smartphones, cuyo rango dinámico es extremadamente limitado, aún más.

Lo mejor es grabar al amanecer o al atardecer, o en situaciones de luz suave, como esa luz que las nubes nos filtra de forma perfecta.

650_1000_nokia_lumia_1020_analisis_xataka_portada_2

8. Una lente angular también hace planos detalle

650_1000_fotomacro
No apto para apifóbicos, pero puedes sacar planos detalle muy interesantes hasta con tu smartphone

Otra tendencia extremadamente habitual es grabar planos generales. ¡Es que así entra todo! Creedme: es un error habitual que solo se quita grabando, grabando y grabando. Todo estudiante de audiovisuales lo ha aprendido rápido. Generalmente se parte de esos planos generales, tan llenos de elementos que resultan feos.

Si tienes un buen plano general no lo dudes. Pero haz detalles también, o planos más cerrados. Algo bueno de los Smartphones es que suelen tener un buen macro. ¡Dadle uso!

9. Mantén tu móvil limpio

Todos sabemos que esto es un poco complicado. Pero os recomendaría en la medida de lo posible, llevar una gamuza o algo con lo que limpiar vuestra pantalla y vuestra lente si pensáis grabar algo. La lente por razones obvias. Pero la pantalla no es menos importante: los dedazos grasientos tienden a hacer que se vea aún menos cuando estamos al aire libre con mucha luz. Limpiarla nos ayudará a ver que estamos grabando.

10. Monta y edita tus vídeos

650_1000_img_0105
Hasta los vídeos de tus perros vale la pena montarlos…yo lo hago, para qué engañarnos

De poco sirve hacer vídeos sin parar. A veces, tenemos una buena cantidad de minutos de vídeos con una misma temática. ¡Perfecto! Es hora de montar. Montar tus vídeos te permitirá hacer algo mucho más gratificante que un vídeo de un momento concreto. Incluso para los vídeos de la categoría “colegueo”.

Podéis hacerlo con el ordenador con programas como Premiere o Final Cut, pero también lo podéis hacer desde vuestro móvil. Si usáis Android tenéis muchas opciones, como AndroVid o KineMaster, y lo mismo en iOS, con opciones como Cinematic o el mismo iMovie de Apple.

11. No hagas planos de treinta minutos

Montar vídeos es genial, pero hay que saber montar. Y el montaje, empieza en el momento que grabamos. Como norma general, un clip te interesa que no dure más de 6-10 segundos, salvo que tenga un movimiento de cámara tipo travelling o steadicam, o que sea un timelapse o hyperlapse interesante. Siempre grabad algunos segundos extra, por ejemplo, grabad 15 segundos, o 20, para seleccionar los mejores, o evitar al clásico gracioso haciendo carantoñas a la cámara.

En lugar de tomar vídeos muy largos, os interesa más hacer muchas tomas diferentes, con distintos ángulos, más cerca, más lejos, con uno u otro movimiento, etc. Todo ello será una ayuda cara al montaje. Fijaros en lo que dura el timelapse que he puesto: 12 segundos. ¿Necesitáis más para que os presenten el lugar?

12. Cuida el sonido de tus vídeos

Seamos serios: salvo que ocurra algo muy importante o gracioso, el sonido de nuestros vídeos no vale nada. Por ello, generalmente es mejor eliminarlo y añadir una pista de música, o diálogos grabados aparte. Fijaros sino el vídeo que encabeza este apartado. Un simple vídeo de un perro, mucha creatividad con el audio, et voilá.

Si quieres grabar voces, hay muchas opciones, como los micros de corbata Rode smartLav+, ideales para entrevistas, vlogs, podcasts, etc. En iOS hay otras opciones vía conector Lighting, como el Zoom iQ5, que son un gran añadido para grabar sonido ambiente, y mejorará enormemente la calidad de sonido del micro incorporado de tu teléfono.

13. Dale un toque de color

650_1000_img_0106
Uno de los filtros de Cinematic. Sin duda aplica un color que hace la imagen bastante más interesante

Si ya has seguido todos estos pasos, tus vídeos deben ser la monda comparado con lo que veo del 90% de mis contactos en Facebook. Solo falta un pequeño paso: añádele un filtro de color o, en términos profesionales, hazle etalonaje a tu vídeo, sea con el móvil, o aún mejor, con software profesional y gratuito como DaVinci Resolve en tu Mac o PC.

Tenéis desde opciones muy profesionales, donde podéis retocar saturación, contraste, sombras, etc. como VideoGrade , hasta soluciones más sencillas, con filtros de aplicación directa, como Cinematic, que también todo sea dicho, os permite grabar con controles manuales, un lujo en vídeo con un smartphone a día de hoy. Ambas solo para iOS.